Que miras? ¡Es mia!

Que miras? ¡Es mia!

domingo, 22 de noviembre de 2009

Asi llegue y entiendo el BDSM

Como me sentí atraído y entre en el mundo BDSM

Alrededor de 1999 quizá el 2000, y después de una etapa en la que algo pasaba en mi cabeza que me hacia desear tener compañeras sexuales que obviaran la palabra “no” en nuestros encuentros, empecé a indagar que estaba sucediendo, ya que aunque siempre he sido respetuoso en mis relaciones, también siempre fui la parte activa, al menos en mi forma de verlo. Decidí adentrarme en el mundo del Sado (así lo llame al principio aunque sólo dentro de mi mente), desconocía otra forma de llamarlo, no sabia que existía el BDSM, al menos no comprendía su significado y leí y busqué en internet.

Leí algunos libros y con esta lectura descubrí (aunque sin aceptar sur razones) que el Marqués de Sade era una persona con una gran mezcla de pasiones, aparte de una complicada y peligrosa forma de ser, ya que mezclaba un voraz apetito, con la curiosidad sobre los limites humanos, incluido el dolor. Sin apasionarme con Sade, leí sus porqués, sus detenciones y aislamientos y problemas con la justicia, así como que sus víctimas sentían una especie de Síndrome de Estocolmo con él, y descubrí soólo a un hombre torturado por sus deseos, pasiones y voraz curiosidad. Yo estoy de acuerdo con la tónica general de que el sadismo es una patología, lo mismo que también lo es el masoquismo extremo (yo hago uso del dolor, pero no disfruto produciéndolo).

Bueno, no quiero ofender a nadie, solo quiero ser congruente y franco, y escribir ésto sin pensar en tener que medir mis palabras, prometo y doy mi palabra que en este escrito no hay intención de agredir ni de juzgar a nadie, sólo la idea de exponer mis pensamientos en voz alta (en este caso palabra impresa).

Retomo el hilo. Decía que después de leer a Sade, y sin apasionarme con él, sí que encontré ciertas cosas que sin saber porqué producían reacción en mí. La palabras dominación, (poder visualizar con mi imaginación a una mujer obedeciendo sin poder remediarlo, entregada a sus bajas pasiones a través de su entrega voluntaria a mí, me fascinaba), ya que claro, yo sabía que ella/s no correría/n ningún peligro conmigo, pero era difícil lograr eso, ya que “ellas” las mujeres, no sabían como era yo, y explicar todo ésto, me temía les iba a parecer una locura a cualquiera que se lo dijera. Así que seguí en mi linea de practicar estos “nuevos” deseos e instintos sin que ellas se dieran demasiada cuenta, y cual fue mi sorpresa y casi estupor, cuando ellas sin saber nada, reaccionaban a mi nuevo perfil maravillosamente, cuanto más duro y dominante era, mas calientes las veía y las sentía, y ellas parecía que reaccionaban sin darse cuenta, aunque algunas si que comentaban “ no sé que me ha pasado, ha sido muy intenso, perdí el control, o perdí la cabeza”. Deduje entonces que lo que me pasaba a mi no era raro, que no estaba enfermo y que no era algo que me pasara sólo a mi; al revés era algo que al parecer todos tenemos y sacamos si las condiciones se dan, así que fui adquiriendo experiencia.

Busque sitios, gente, ambientes en los que esto fuera mas normal, dedique tiempo, tengo que reconocer que sobre todo en Madrid y en Barcelona encontré respuesta a lo que buscaba, también algo en Sevilla, y también tengo que decir, que no todo lo que vi, experimente y tuve ocasión de sentir, me fue agradable, pero eso fue bueno, ya que digamos me ayudaron y establecí la base de las practicas o disciplinas que no me atraían o que si me atraían y mi mente aceptaba, aunque después fueron ampliándose, las enumero:

Mis primeros intereses dentro del BDSM que me fueron gratos:

1.- Dominación de una mujer, pero de forma real, como cuando controlas a un niño que sólo puede obedecer, incluso a un perro; pero en una mujer, imponiéndote a ella y consiguiendo que ella se abandone a tus órdenes y deseos.

2.- Cautivar, coger a una mujer y tenerla (una vez ella se entrega a ti voluntariamente) cautiva sin que ella pueda escapar, ni siquiera intentar huir, ya que aunque ella podía decir “se acabó, me voy” y yo lo aceptaría, me gustaba tenerla atada sujeta de forma que era mi cautiva y dependía totalmente de mi durante días. Podía impedir que orinara, comiera, bebiera, o al contrario permitirlo, y todo por que yo hacia esas cosas de tal forma que ella lo disfrutaba, nuestras mentes estaban en comunión, me entendían, podía ser yo, siendo ellas a su vez, cada uno en su papel. Descubrí que una mujer puede sentir un especial placer (después de ser usada durante horas, incluido sexualmente), si la atas y abandonas sobre, por ejemplo, una manta vieja. Te siente su dueño, algo grande para ella y que inexplicablemente le hace feliz (si que tiene explicación, pero es otra cuestión, para otro momento). He disfrutado muchísimas veces de ese acto, “abandonarlas” e irme a otra habitación a hacer lo que me apetezca, o incluso salir a comprar “algo” sin tardar demasiado.

3.- Bondage, disfruto y me encanta atar a una mujer en las posturas que me son gratas para poder poseerla, usarla, azotarla o ejercer sobre su cuerpo ciertas acciones que denoten su abandono a mi e ir extremándolo cada vez más, hasta asegurarme de que ella es totalmente mía y que no hace nada por acabarlo (tengo que decir aquí, que el Bondage estético, no me interesa para nada). También me gusta tener a una mujer atada en posturas, en las que su mente y su cuerpo tengan la tendencia a cambiar de postura, y que ella no pueda hacerlo porque el bondage lo impide. Ya puede ser en suspensión, sobre el suelo o una cama; es ver a una mujer que se me dió y se debate por obtener una postura más natural, cómoda y libre, pero no puede por que yo no quiero, y producirme una grata sensación, la de tener a un ser tan inmenso como es “la mujer” tan expuesta a mis decisiones, (espero saber transmitir que quiero decir con ésto).

Para mi el bondage (creo que en realidad todo el BDSM) es algo que tiene connotaciones de evolución humana, no sabría explicar de que forma (en este momento), pero tengo esa sensación de que el bondage o simplemente usar la sujeción con cuerdas etc, para retener a una mujer sujeta, para que no pueda ir donde quiera, algo que nos ha acompañado en la evolución, pero ésto quizá seria tema para otro escrito.
No obstante quien sienta como yo, no me negará que una mujer atada con cuerdas, con cuero, con cadenas, incluso con cintas de seda, ¿no es una visión estimulante que la hace bella y deseable?.

4.- Control mental, me encanta poder manipular mentalmente a una mujer, controlarla, inducirla, calentarla, obtener de ella cosas que a ella misma le sorprendan y que ignoraba que seria capaz de llegar “a eso”- Se me da bien, quizá sea un don (también es cierto, que no hay animadversión en ésto y que quizá el sexto sentido de las mujeres lo intuya, ya que nunca pierdo mi total respeto a las personas en ningún momento. Otra cosa es no respetar a la mujer según los cánones sociales, pero que coño, ellas tampoco desean ser respetadas así cuando estamos con estas practicas no creéis?. Una de las cosas que más me satisface del control mental, es obtener de una mujer el nivel de poder hacer que se corra sin siquiera tocarse, simplemente ordenándoselo, tengo que reconocer que es algo que me hace sentir muy poderoso.

5.- Uso de pinzas y vertido de cera sobre su piel y sexo. Soy consciente del dolor que causa una pinza en un pezón, (ya que casi todo lo que hago a las mujeres que se me entregan suelo probarlo antes en mi, para saber limites, intensidad y poder no pasarme. Digo casi, por que es imposible que yo pueda ponerme una pinza en el clítoris).
Bien, si uso pinzas, y vierto cera sobre su piel y sexo, es por que se que esos actos producen varios resultados. El simple hecho de que ellas ven que eres capaz de hacerlo les produce cierta excitación, la mujer parece de forma inconsciente relacionar duro y cruel con mejor protección para ellas y siente una especial predilección por hombres duros, “malotes” y peligrosos. Aparte, les produce indefensión, temor, deseos de huir y escapar, excitación sexual de ver a alguien con poder, porque ellas se lo entregaron y le otorgaron ese poder y también por la admiración que sienten al ver que sabe usarlo cabal y sensatamente. Todo ésto, vierte en el sistema sanguíneo y en diferentes órganos del cuerpo, una serie de elementos químicos de forma simultánea, que producen una especie de embriagado químico, ya que en pocas situaciones se dan tantas cosas a la vez en relación a la integridad y seguridad humana, me explico:

De una parte, se tiene miedo, por lo que pueda pasar, aunque la confianza regula ese miedo, esto hace que reactivos químicos se viertan y a la vez se disipen por la alternancia miedo/confianza.
De otra parte hay, deseos de huir y todo el mundo sabe que el deseo de huir por protegerse es lo que más adrenalina produce en el ser humano y que es incontrolable.
De otra, está el estimulo de la curiosidad humana de querer experimentar más, que es también un estimulante productor de adrenalina, pero con una serie de connotaciones mentales de avidez, deseo y curiosidad desmedida.
De otra, el dolor que se le produce, que vierte reactivos químicos en el riego sanguíneo para que lleguen a los nervios e intenten arreglar el desastre total que se está produciendo, sedando el cuerpo.
De otra, el estimulo sexual, ya que en estos estados, el cuerpo al saberse en peligro, desear huir, estar desmedidamente curioso por saber más, aunque ésto le vaya a doler, e incluso el mismo dolor hace que la mente acepte todo como parte de estimulo sexual y deseo irrefrenable de sentir ese estimulo con tanta fuerza.
De otra manera, el propio abandono voluntario “sumisión” que hace que todo pueda ser como volar por una nube y dejar que alguien vuelque sus perversiones en ti, dejándote sentir las tuyas y verlo grande, y estar agradecida por poder coincidir en ésto con él, y compartirlo.

Todo ésto, sólo puede darse en el BDSM, ya que aparte de la situación, siempre se tiene el control de poder dejarlo y acabar en cualquier momento tan sólo diciendo que no se quiere seguir (aunque claro, ésto conllevaría que quizá al Dominante no le guste que se acabe y pueda estropearse la sesión, situación que “muy sabiamente regula”, que el Dominante no se pase, ni la sumisa o esclava tampoco parando siempre las situaciones a su antojo) Soy de los que piensan que aún siendo uno dominante y la otra sumisa, el simple hecho de que ella pueda pararlo en cualquier momento, y que él pueda tomar como una manipulación que se pare demasiadas veces, regula equilibradamente este tipo de situaciones y relaciones.

6.- Azotes (me niego a llamarlo Spanking ya que no entiendo este concepto de otra lengua), los azotes ........ que acción tan intima. Llegado a este punto, tengo que realizar una exposición mediante unas preguntas...¿quién no ha disfrutado de esas rencillas con amigos, bien como juegos, bien como forma de medir fuerzas, que hacen sentir golpes, empujones, apretones etc, de una forma que resulta placentera y te hace sentir vivo, fuerte y completo?. Lo mismo sucede con los azotes según mi opinión, o algo parecido. Según yo lo veo, hay varias formas, etapas o estados, como sea que lo llamemos en los azotes.
Un azote en el culo a una mujer, aún en relaciones vainillas, tiene su encanto, su punto de picaresca, su punto de marcado humor, que hace que haya hasta complicidad entre esta pareja vainilla. Pero azotar a tu propiedad por ejemplo con la mano, porque lo decides, porque lo deseas y ella no puede negarse solo aceptarlo y sufrirlo o disfrutarlo, es algo encantador, saber que pones sobre tus rodillas, sobre una mesa, un potro o cualquier sitio, a tu propiedad desnuda, y de forma que su culo pueda ser azotado, porque si, sin ser un castigo, disfrutar de saber que el dolor que va a soportar, es voluntario, que lo “acepta” por ti, que acaba deseándolo por lo que supone de relación entre ambos, porque supone que después viene una posesión y uso sexual que nada tiene que ver con que la mujer acepte o no, que se hace porque si y por derecho. Todo eso, hace que el Azote con la mano, sea quizá una de las prácticas mas maravillosas del BDSM y quizá de las más populares.

Pero.... y el resto de formas de azotar?. También son satisfactorias! A mi me es muy grato por ejemplo, colgar a mi putita privada (le encanta que la llame así, la hace feliz) de sus muñecas, de forma que esté con los brazos bien estirados y azotar su culo, con una fusta, o con un gato que me encanta de 60 cm y 27 colas, su cintura, sus muslos, su espalda, sus pechos, poner a arder su piel. Sentirla mía, me encanta, saber que ella podría decir basta, pero que confía en mi, en que sabré parar en el momento adecuado, en que salvo ciertos golpes fallidos nunca pasaré su umbral, el que puede soportar. Por qué?, porque es mía, y puedo hacer lo que quiera con ella, y si puedo hacer lo que quiera, que fácil seria por ejemplo, decirle te voy a pintar con maquillaje todo tu cuerpo, pero eso que demostraría?. Cualquier mujer permitiría eso, pero que la azote, que la violente, que la haga sentir dolor, mezclado con deseo sexual, entrega, y sentirse mi propiedad .......... eso, eso es algo más fuerte!!. Pero tengo que decir, que yo no disfruto con producir dolor, disfruto de que lo soporte por mi, y porque produciéndoselo obtenemos estados mentales y físicos satisfactorios y estimulantes.

7.- Lluvia dorada. Me encanta poder marcar con mi olor al estilo animal lo que es mio cuando de marcar a mi propiedad “humana” se refiere, (no voy meando por los rincones :-D). No es una práctica continuada, no, tampoco es algo que pueda decir que deseo, es algo que nace en momentos, y lo hago, es una sensación de quiero hacerlo, que me llena, eso de cogerla del pelo, sin hablar siquiera, llevarla a una bañera o ducha, y ponerla de rodillas, o tendida, y mearla, mear su boca, su cuerpo, sus pechos, su sexo, me apasiona, es mía. Mi olor, que cualquiera notaria, está en ella, y si quiero meo en su boca y lo bebe ¿que pasa?, esa sensación me encanta, soy malo, lo se! :D pero ella es mía!!!!!!.

8.- Uso sexual. Bueno que decir tiene que es la parte mas interesante de todo el BDSM “para mi”, hasta el punto de que no entiendo relaciones de parejas D/s que no tienen sexo nunca en sus sesiones. Para mi, todo en BDSM tiene connotación sexual, y un fin sexual, también hay más si, pero lo más importante es sin duda la parte sexual. Poder tener a una mujer, perra, caliente, salida, húmeda, chorreando en realidad, lista, accesible, dispuesta, deseosa, guarra, para aceptar cualquier forma de sexualidad que quiera expresar sobre ella, incluso cederla, prestarla (aunque nunca sin estar presente para protegerla) para mi, es una de las sensaciones mas intensas que puedo sentir, el uso sexual en el BDSM. Me gusta usar una vara de un metro o así, con un juguete en la punta de unos 22 cm y casi 5 de grosor, follarla hasta que se corre varias veces. Me gusta ordenarle que se corra sin siquiera tocarse, una, dos, tres, cuatro...diez...catorce...tantas veces como me da la gana y que se corra. Me gusta follármela, sodomizarla, ponerla a mamar, ahogarla con mi glande, hacerla alimentarse con mi semen, dejar que mi semen brille salpicado sobre su rostro, ensuciar su boca con él, etc etc etc. Las posibilidades que da el BDSM de disfrutar del sexo y hacerla disfrutar del mismo son inagotables y maravillosas (por lo que no creo que entienda nunca, que no se tenga sexo jamás en las sesiones como suelo oír y leer muy a menudo).

9.- Zoofilia, Medical, Scat etc, aunque lo he practicado, por saber si tenían algo que pudiera tener sentido para mi, al final desistí de la practica por carecer de interés, aunque debo decir, que poner agujas de acupuntura si me gusta, pero es difícil encontrar las agujas que se usar, aquí España.

Luego existen una serie de expresiones en ingles, que tienen muchos significados. Ya sabemos todos que los anglosajones son muy dados a buscar expresiones cortas que expliquen acciones, pero lo siento, me niego a aprenderlas. Pero a veces me dan arrebatos de desear sentarme sobre la cara de una mujer, e impedir que respire, y que la única visión del mundo que tenga en ese instante, sea que alguien YO, está con su zona anal y perineo y el escroto, decidiendo si respira o no, con el añadido de olores y textura de esa zona, sobre una de las zonas mas nobles del cuerpo humando “la cara”, los ojos, la nariz, la boca. Es satisfactorio, tener ese poder, quizá sea como una reacción de niño, que quiere hacer algo y sin más lo hace, pero me encanta cuando me nace hacerlo, el hacerlo, y me consta que a ella sin que quizá sepa por que, también le satisface.

Me gusta también mimarla, disfrutar de la parte armónica de la relación con una mujer, poder enriquecer sus sensaciones emotivas, su dulzura, sus besos, sus caricias, su feminidad marcada cuando es acariciada. Una mujer, aún en el BDSM es un ser exquisito, suave, lindo, cariñoso, tierno y deseable que me encanta sentir y disfrutar, me niego a no disfrutar de la mujer en todas sus facetas.

Me gusta también que me pida autorización por ejemplo para correrse, para ir a mear, para alejarse de mi, para vestirse, para que ponerse. Desde luego que lo de mear, alejarse o que ponerse y vestirse, no es siempre, pero si que lo es siempre, cuando es para cualquier situación que tenga que ver con el mundo del BDSM. Luego, en nuestros ratos en los que sólo estamos juntos y aún siendo yo el que manda, digamos que estoy en stan by, y como dice mi putita privada, Su chico está “tranquilo”. Me gusta ser la cosa más importante que tiene en el mundo, que viva por y para mi, que su mente esté siempre anhelándome, que al ir a mear me relaciones con la parte intima de su cuerpo y su ser. Que esté en las cosas importantes, que no tenga pudor conmigo NINGUNO, y si esa vergüenza tímida que le impide en muchas ocasiones mirarme a los ojos sin que sus ojos deseen huir.

Sí, esto que es lo que me atrae, vivo y disfruto del BDSM. ¿Es algo malo y reprensible?, lo siento, debo ser muy malo.

Y acabando ya, sólo me resta decir, Soy Dominante, sé lo que supone serlo, sé que muchas mujeres desean lo que puedo darles, aunque ya se lo concedí totalmente a una sola, así que digo en voz alta,

SOY DOMINANTE, TENGO PUTA PRIVADA , LA HAGO FELIZ Y LO SOY YO

PD: (Quiero recordar que este escrito tiene algunos años, “no lo modifico” pero no tengo una sumisa que pueda llamar como tal en estos momentos y a fecha de hoy)

4 comentarios:

  1. Es difícil imaginar tanto cuando uno esta recién dado los primeros pasos... así de sopetón la verdad que da unas ganas de salir corriendo que no veas!!!

    Pero claro, ahí esta la magia de la dominación, en ir graduando y trabajando la mezcla de sentimientos y sensaciones de la sumisa que has elegido... los limites nunca son inamovibles y es en la mano del Amo que esta el don de avanzando según corresponda.

    Hoy por hoy podría jurar que no llegaría a aceptar ni la mitad de lo que cuentas aunque nunca diré que de esta agua no he de beber pues aunque pequeños, los movimientos de mis limites ya son una realidad.

    Festejo haberte leído, escribes con sentimientos y claridad asi que resulta facil seguir tus palabras.

    Besos

    sum

    ResponderEliminar
  2. Hola sum, gracias por pasarte por mi casita, puedes coger pedacitos ya que esta hecha de dulzura y pocholate negro.

    Aunque haya estancias que aun quizá te sobrecojan, piensa que "todos" siempre queremos mas mas mas, y que lo que puede parecer dar "susto" es solo placer puro y al 85% como el pocholate negro que me gusta.

    Te deseo un buen recorrido a traves de "vuestra" naturaleza y que logréis sintetizas y metabolizar animicamente vuestra vida y experiencias como yo mismo he conseguido, a mi me ha hecho mucho bien.

    Un beso y mis respetos a tu Señor.

    ResponderEliminar
  3. ¿Como diferencias el BDS del Control Mental Basado en el Trauma?

    ResponderEliminar
  4. Hola Anonimo, la pregunta que haces para mi tiene una clara respuesta, todo lo que haga daño irreparable y no asimilado por la persona que lo siente debe ser erradicado de una relación "sana". Quien desee otro tipo de relaciones esta en su derecho y es su responsabilidad.

    Pero yo no necesito diferenciar el Trauma de nada de lo que practico, por que un trauma mental (que deduzco es al que te refieres), es una responsabilidad que no asumiré por lo tanto no lo provocare.

    En muchas ocasiones la inexperiencia, y dejarse llevar por altisonantes disciplinas hace que alguien trunque mentalmente a alguien, rompiendo sus esquemas y trastornando aun que sea levemente su mente, yo ese tipo de cosas no me interesan ni las practico.

    Saludos

    ResponderEliminar

Comparte tu opinión si lo crees oportuno