Que miras? ¡Es mia!

Que miras? ¡Es mia!

lunes, 26 de abril de 2010

La sumision

La Sumisión,

Esa cosa tan bonita que muchas mujeres descubrieron y sienten, La Sumisión, ese estado contradictorio con el cual mediante la entrega te liberas, liberas tus ansiedades, y tus anhelos, pertenecer, entregar la sexualidad, los deseos,los anhelos y a ti misma a alguien, que cosa mas bonita.

Sin embargo, que sucede cuando no se entiende, que sucede cuando las seudo sumisas esperan que los Dominantes las conquisten y después ellas ya se entregaran, pobres bobas cuanto se pierden por no entender.

Un Dominante sabe de sobra por el mismo, que darse produce placer, que se llega mas lejos cuando uno se da que cuando solo se otorga un instante, que es de una belleza indescriptible cuando gracias a esa entrega el Dom como un buen artesano pule y malea a la sumisa, mejorandola en muchos aspectos y potenciándola en otros.

Como a través de sentir su calidez, su voluptuosidad, su entregada y febril naturaleza, de esa expansión que hace que una aparente persona frágil crezca y soporte esas laceraciones, esos azotes, esa cera sobre su piel, ese subidon que produce una vara al tocar la superficie de la piel sin llegar al musculo, que hace que una sensación aguda se convierta en deseo sexual y en devoradora pasión y que hace que la mujer crezca y sienta.

No hay otra manera, hay gente que busca en deportes, puenting, rafting, acciones de riesgo y a veces hasta (buscándose problemas) solo por poder sentir lo que en D/s es sumamente fácil lograr si todo es como debe ser, y hay un Dom experimentado y una sumisa que sabe que es y como debe actuar, pobre de aquella que espere que un Dom sea como un hombre al que ella puede "seleccionar" nunca sentirá al verdadero Dominante y por lo tanto ella nunca "sentirá tal y como puede ser", y a las que si lo sienten mi enhorabuena.

Oh, la sumisión que maravillosa forma de ser y sentir, y cuan amplia es la duración de la felicidad cuando una sumisa se conoce y como tal se respeta.

Me gusta que una sumisa sea perra, pero no me gusta que una perra sea sumisa, ya que sera antes perra y demasiado animalizada para pertenecer a nadie, y la que ve en la sumisión una fuerza de control, es otra equivocada que nunca sabrá ni conocerá la felicidad de la satisfacción plena. Pero bueno el ser humano es el ser que mas consistentemente se engaña, así que poco podremos hacer.

Yo respeto tanto la verdadera sumisión que jamas la desapruebo.

Un beso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comparte tu opinión si lo crees oportuno