Que miras? ¡Es mia!

Que miras? ¡Es mia!

jueves, 15 de julio de 2010

"Relatos de la naturaleza humana manifestada en forma cruda y con el instinto animal a flor de piel"

Algo la atrae hacia el, ella percibe que tiene ese algo que a la mujer estimula.

La mujer con su peculiar sistema de atracción/selección (que a partir de los 30 años se queda obsoleto por que a competencia de las mas jovenes las desplaza), intenta “encandilarle”, pero el no responde, es de los secos que esperan pacientes.

Ella siente que “o se da aire” o alguna otra dará el paso y se le adelantara, y le habla. El adopta una postura desapegada y le saluda sin presunción, con educación y una suave cordialidad, como quitandole importancia a la ocasión. Ese simple hecho hace que todas las alarmas en la mujer se disparen, este no es el “follanenas” al que se le saluda y ya te quiere desnudar y decirte cosas bonitas, este espera, y le nota que sabe de que va. Ella aun así, se asegura, y dice algunas florituras de armas de mujer pero lista a retractarse con una sonrisa o con un es broma si siente la mínima percepción de cambio en el. El simplemente ante esas florituras “sin prestarle demasiada atención siquiera”... le dice, ¿que haces aquí?, no te conozco y vengo a menudo, aunque no soy muy popular por “mis gustos sexuales” son un poco extremos, “ella” piensa.... este tipo “con una corta frase se ha cargado toda a estupidez que impide que dos personas que se atraen se pierdan en derroteros”, me ha sido tan sumamente claro que deja la pelota en mi tejado, ahora o me hago la estrecha con lo que quizá pierda el interés o me muestro, y la mujer que de indecisa y torpe cuando desea encontrar a alguien que la domine no tiene nada en absoluto, le contesta con una sonrisa.... Todos tenemos unos peculiares gustos sexuales, unos mas perversos que otros.
El le dice.... mirándola a la cara, me gustan las relaciones SM y practico la Dominación sumisión, y disfruto de poder usar a una mujer y verla crecer ante mis ojos, ponerse inmensa y ver hasta donde se puede llegar con ella cuando se abandona y se entrega a un hombre en quien confiá y que sabe conducirla, ya que se abandona de forma espontanea a su naturaleza y añade.... ¿sabes de que te hablo? Ella pasmada, e incluso asustada, siente que algo irremisible le atrae de el, e incluso empieza a darle miedo, es un hombre claro, directo, seguro, que en unos minutos le esta hablando de todas esas cosas que ella siente y de las que ha ojeado en Internet y observado en algunos mediocres canales de temática BDSM tan poco creativos y en cierto modo frustrantes, siente que tiene delante a “alguien interesante” que la enciende y atrae.

El parece darse cuenta del efecto que causo en ella, y le propone sentarse en algún sitio y hablar del tema, y ella intentando ser cordial y poniendo cara de “interés superficial” accede con el corazón en la boca y los nervios a flor de piel, ese hombre le pone y atrae, claro que quiere hablar mas con el.

El le dice.. me gustaría hacerte algunas preguntas por hacerme una idea de tu perfil, de momento entiendo por tu aspecto que tienes unos 36 años, ¿acierto? Ella dice casi si. El dice bien, tu aspecto me gusta, tu reacción a mi también, la predisposición que intuyo también, quiero saber mas de ti, y quiero que respondas esta pregunta....¿serias capaz de si confiás y admiras a un hombre, de pertenecerle de forma voluntaria y “ser de el”?

Ella exclama, después de convertir su mente en un hervidero vertiginoso de pensamientos …. ¡SI! Y ella ni se lo cree, ni cree lo que acaba de decir, y añade.... pero me da miedo.

El la serena, la tranquiliza y le dice, que la mujer tiene derecho a poner limites y que en nunca toma lo que no le dan, y que esta interesado en ella, que si quiere saber cuales son “sus apetitos” ella asiente y dice si, me gustaría, pero antes puedo preguntar algo? El dice adelante.... y ella dice... ¿hay alguna otra mujer? El dice ¡No!, sin mas.

Y el empieza a relatar sus apetitos, haciendo énfasis en que no son condicionante solo son “sus apetitos” de los que puede prescindir si la mujer le interesa lo suficiente y no los tolera, añadiendo que si son demasiados los limites dejarían de se compatibles y que seria franco y claro.

La conversación parece mas una negociación hasta el momento que una conversación entre personas que desean conocerse, pero ella piensa que así es la mejor forma, y le dice bien... te escucho atenta.

El le dice, en una relación con una mujer del tipo que me gusta tenerla, ella es miá, solo respetare los limites que ella me ponga y con el tiempo intentare que me los ceda y yo lo sobrepasare o no según mi criterio, así el limite final sera mi sensatez y sentido común. Aparte me gustan el Bondage aunque me es indistinta la estética, prefiero mas el resultado anatómico y sujetar a la mujer en las posturas que me sean agradables para usarla a mi antojo (ella por momentos es un huracán de sensaciones, esta encharcada, nerviosa, asustada y atraída irremisiblemente por eso hombre y la naturalidad con la que hablaba de cosas que a muchos/as da vergüenza o incomodaba siquiera insinuar, el por el contrario solo exponía de forma fría sin emociones y desde una perspectiva que era difícil siquiera contrariar, de hecho no era una propuesta era una declaración de tendencias propia).

Me gusta también -Continuó- poder usarla por cualquier orificio a mi antojo y en la forma que quiera, sus orificios son míos y para mi uso, quiero que se sienta mujer, hembra y perra conmigo, que sea mi “putita privada”, para mi uso particular y la mujer en la que verteré mis perversiones y bajos apetitos, me gusta verter cera por su cuerpo irritando su piel haciendo con ellas cosas extremas como verter cera en los labios de su boca, sus pezones, su clítoris y ordenarla correr, y por todo su cuerpo, tengo una especial predilección por hacer tangas de cera que tapen por completo la misma zona que esa prenda intima de tela que usa la mujer “el Tanga”.

Me gusta también el uso de la vara, pero solo la de rattan y de diámetro inferior a 11 mm, el bambú y otras de uso “común” me parecen improcedentes, me gusta el látigo de doma con tralla de cuero evito las de material sintético, me gusta el rebenque que lo considero para zurras contundentes y adoro el gato de 27 colas y 60 cm por lo versátil y capacidad de dar una gama de intensidades desde la caricia a la flagelación mas dura.

Me gusta las pinzas pero solo en zonas erogenas, como sexo, pezones, lengua y zona frontal de la piel del torso y bajo de la cintura, evito el poner pinzas donde solo duelen sin estimular nada.

Me gusta el uso de las agujas hipodérmicas y dibujar triskel o figuras sobre todo geométricas esotéricas, pero de forma que se evite el sangrado al mínimo y con abundante uso de alcohol no es necesario dar ocasión a mínimas infecciones pudiendo evitarlo, sin hilillos de sangre que denotan que se hizo de forma inadecuada la perforación, y me gusta la sutura de boca sobre todo con sutura azul, y en labios mayores, y zonas de la piel que me reservo por ser algo complejo de exponer.

Me gusta el control mental, y la reacción a mi como un resorte, si la mujer vale la pena me implico y quiero especializarme en ella, si algo falla o no es lo que espero soy claro y directo nunca hago perder a nadie el tiempo ni lo pierdo yo, y en términos generales eso es todo.

Dime mujer ¿que te parece lo que te acabo de decir? Ella sonrojada, turbada, caliente, asustada, escandalizada, y nerviosa, solo acierta a decir un joder, ¡esto es muy fuerte...! pero mentiría si te dijera que no me atrae. El dijo en ese momento, ahora es preciso que vaya a hacer unas cosas necesarias, te doy mi teléfono, si no sales disparada corriendo en dirección opuesta a mi para poner tierra de por medio, ¡llamame! Sera un placer acercarme mas a ti.

Se levanto le dio un cálido beso de esos cordiales e informales, le guiño un ojo con una expresión picara y dándole la espalda se alejo de ella, que era una mujer en un manojo de nervios, caliente, deseosa y asustada, pero irremisiblemente atraída por un hombre así, y un imperceptible pensamiento le indicaba un.....¡yo quiero uno así para mi!

Continuara.....



Un beso

3 comentarios:

  1. Yo también quiero "uno así para mí".

    ResponderEliminar
  2. bonito relato , me gusto su post anterior en donde tambien contaba que le gustaba el dolor :)
    parece q tiene un(a) acosad@r que para pendiente de sus posts y de sus relatos nunca falta un(a) bich@ de esos
    saludos SR HARD

    sumig{ALEXP}

    ResponderEliminar

Comparte tu opinión si lo crees oportuno