Que miras? ¡Es mia!

Que miras? ¡Es mia!

sábado, 25 de diciembre de 2010

Que perra estoy

Hoy tengo en la cabeza dándole vueltas al pensamiento de como y de que manera descubre su voracidad la mujer sumisa o esclava, y quiero hablar de ello.

Para quien me haya seguido en mis entradas no sera nueva mi teoría de que creo que la voracidad de la mujer sumisa (ignoro si es aplicable a la mujer en general como genero) debe tener un por qué que yo le achaco a la evolución sin mas, creo que hay mujeres que sienten así por que la naturaleza así las hizo evolucionar por alguna razón, quizá la de soportar ser poseída por un hombre primitivo que con tal de saciar su instinto procreador podía poner a la hembra en peligro con su fuerza, y que la sabia naturaleza doto a la mujer de lo necesario para aceptar el acto en las mas adversas circunstancias aun con peligro de su vida y sufriendo dolor en muchas formas.

Pero hoy en párrafos cortos para procurar no hacerlo enrevesado intentare exponerlo, me saldrá un ladrillo, pero lo siento, ni soy bueno resumiendo, ni me apetece resumir por que si, ni dejare en el tintero lo que me apetezca transmitir, mal sentido tendría este site si yo por no hacerme pesado no dijera lo que pienso, como lo pienso y por que lo siento.

No me cuesta mucho imaginar a una niña de pocos años por encima de la década, despertando a la pubertad, y a su sexualidad, y no me cuesta mucho imaginarla haciéndose a si misma preguntas sin articular, en una forma "abstracta", sin siquiera saber cual es la pregunta, solo con sorpresa interna, reacciones animales, y SOLA sin tener a nadie que preguntar. Por que todos absolutamente todos, cuando "aparece el sexo en nuestras vidas" al ser algo fisiológico e intimo, y percibiendo que todo el mundo guarda esas cosas para si, optamos por pensar que no le importa a nadie y que se debe mantener dentro de nuestro universo particular.

Esa mujer empieza a sentir una voracidad que calma masturbándose con todo lo que pilla, manos, juguetes, refregándose, en la ducha, cualquier momento es bueno, su sexualidad así se lo indica, le da placer y al mismo tiempo la azora, pero le gusta y lo necesita y no sabe pero no quiere ignorarlo. Y así crece, se desarrolla y aprende de la vida, y cuando despierta a la sexualidad externa, a la que la relaciona con el sexo opuesto, o el propio según los casos, ella descubre que es especial, que es mas fuerte, mas intensa, mas dispuesta, y mas sexual que la mayoría de la gente, y se ensimisma.

En principio dependiendo de su carácter mas o menos egoísta, es mas o menos comprensiva con su entorno, con "los demás". Pero se desencanta, ella quiere mas, pero los demás al parecer no, ni la entienden y quizá incluso se extraña de ser diferente y ella se encuentra entre dos aguas, sin saber por que la naturaleza la doto de tan tremenda voracidad, que parece que nadie sabrá saciar.

Descubre con el tiempo, que esa sexualidad no solo va acompañada de deseo sexual físico y apetito sexual con su correspondiente predisposición, no, va mas allá, desea cosas extremas, su cuerpo necesita del dolor, de las emociones fuertes encontradas, descubrió que el hombre puede ser bruto, y que esa brutalidad le agrada, la necesita, esa brusquedad elevada a la máxima expresión  hace que su sexualidad aun sin penetración, aun sin ni siquiera contacto sexual solo vía acciones, comportamientos bruscos, duros, extremos, la llenan, la hacen vivir, y la hace tener grandisimas sensaciones de satisfacción y comprende con cierta tranquilidad que eso es lo que ella es y merece y necesita y entonces.... empieza a aprender, con miles de preguntas sobre si misma.

Pero claro, los seres humanos vamos a la nuestra, y.....¿ que nos importa a nosotros todo eso?, ni siquiera lo percibimos, tenemos nuestros propios "rollos" y problemas, nuestros asuntos, y somos poco conscientes de lo que supone para esas mujeres su naturaleza, y cuando se esta con ellas, o se las teme por que superan al hombre, o generan desconfianza por la debilidad de sentirse incapaz de gobernarlas, o se aprovechan de ellas y después se van, y ellas viven siempre con ese vacío. Hasta que llega un Dominante a sus vidas, y la eleva, pero que si no se queda con ellas, las deja caer y vuelta a empezar.

También sucede que ellas sin poder substraerse a su naturaleza en muchas ocasiones obran mal, y cuando tienen a alguien ideal terminan estropeándolo, por no saber valorar, apreciar, y esforzarse por darle al Dominante, la parte de este tipo de relaciones que El, necesita.

Sensaciones.

Estas son las sensaciones que la mujer sumisa voraz e insaciable siente. Disposición continua hacia la sexualidad animal e instintiva, respuesta inmediata a cualquier hombre que suponga la contraparte que ella percibe, subidones casi incontrolables de entrega y disposición para ese tipo de hombres, y si es el que ella eligió, al que se dio y el que la acepto...... un continuo derroche de energía solo de pensar en el, de saberlo ahí, por tener su atención, por saber que ella le interesa, que la valora y que la usa, que usa su naturaleza como ella necesita ser usada y a su antojo, como a el le parece.

Su sexo arde, su clítoris quema, las horas encharcada se suceden, los dias, las semanas, el el el el el, el esta ¡ahí!, interesado en ella, le ordena, le exige, le presiona, le zurra, le produce sensaciones que por dolorosas encienden aun mas su naturaleza, y ella crece, se disfruta y pide mas, quiere mas, siempre mas, y después..... ¡mas!.

Su coño soporta lo indecible, su mente es febril y voraz, y también insaciable, todo esto la mantiene viva, lista, apunto de ser usada en el mas amplio sentido de la palabra. Necesita que el Dominante vuelque sobre ella todas sus perversiones, que la saciaran, verlo dedicado a ella, usándola, haciéndole vehículo de los extremos que la sociedad y relaciones diarias verían como abusos deshonestos y lamentables, pero que ella ve como que al fin alguien sabe como tratarla para que ella se encuentre donde quiere, desea estar, y su naturaleza la lleva, hasta el agotamiento, que es cuando se siente al fin sedada, feliz, en paz y agradecida de una forma increíble.

Moléstate en comprender la naturaleza de una sumisa, gobiernala, y termina por convertirla en tu esclava así los dos seréis felices pero te garantizo que ella aun mas. Y si por el camino encuentras gente con la que no congenias, da un pasito mas hacia adelante, "ella" esta "ahí" solo tienes que saber verla y ella a ti.

Un beso

Una sugerencia http://www.dominationtube.com/videos/obedient-slut-eva-227.html

2 comentarios:

  1. Por Diosssssss

    Mi sexo arde? me paso encharcada todo el dia?
    Me paso el dia con él en la mente, él, él, él, él, .....

    Mi mente está febril, voraz e insaciable?

    No me había dado cuenta de todo eso. Jajajajajajajaja

    Y que estado más sensacional!!!!!

    La parte triste es esa : nos elevan, generalmente luego marchan y nos dejan caer.

    La caida es tan brutal, como ha sido lo vivido. Levantarse un esfuerzo de impresión.

    Conseguir confiar nuevamente una necesidad y un esfuerzo titánico.

    Pienso si en realidad, los Dominantes "per sé" ya saben eso y si esa información de como sentimos, qué necesitamos, es conveniente que lo sepan personas ajenas o inmaduras e irresponsables, que pueden hacer un uso indebido de esa información, haciendo mucho daño a personas sumisas.

    Muacksssssssssss
    Pili

    ResponderEliminar
  2. Hola Pili,

    Yo creo que el problema es que muchos ignoran esto, y muchas no saben que les pasa.

    La información en si misma no es mala, si no el buen o mal uso que se pueda hacer de ella, pero me consta que hay mucho hombre equivocado y mucha mujer con dudas sobre su naturaleza.

    Un beso

    ResponderEliminar

Comparte tu opinión si lo crees oportuno